El mundo mágico de Luisa Freixas


Luisa Freixas es una artista que se inspira en la naturaleza y hace obras vibrantes. No se podía esperar menos de su casa: cuadros llenos de color conviven con una hamaca en el living. Un departamento familiar donde vale expresarse a piacere.


Salta al primer golpe de mirada: se trata de la casa de una artista. En cada ambiente se respira arte y no hay rincón donde no haya colgada alguna obra. Mucho color y, a la vez, mucha calidez gracias al aporte de la madera. Y también un espíritu juguetón: hay una hamaca colgada en el living. ¡Yupi!


 

_MG_4565

 


“La decoración no fue muy planeada. La fuimos armando con lo que teníamos. Me gustan las plantas, el patchwork, el collage… por eso hay una cosa arriba de otra y de otra más”, describe Luisa Freixas, quien vive en esta con su marido Fernando Mantilla y sus tres hijos: Quinto de 9, Rosa de 7 y Flora de 3.
Luisa es una capa de la xilografía, una técnica de grabado que se trata de imprimir figuras a través del uso de placas de madera. La naturaleza es protagonista de sus obras que son el alma de este departamento de Recoleta. “El arte nos invade. La gente entra y dice ‘ay qué lindo’. Para mí es como una locura. Estoy todo el día ordenando los cuadros, las hojas, los marcadores. Como mi arte invade todo, siento que no tengo derecho de decirles a mis hijos ‘no pegues eso en esta pared’ o ‘dibujá en tu cuarto’. Con respecto al arte, vale por toda la casa”, admite.


 

_MG_4500

 


Arte hasta en la sopa
Tan importante es el papel que juegan los cuadros que hay instalados rieles en todas las paredes y techos. De esta manera, las obras pueden cambiar cada día sin hacer agujeros. Como si tratara de una galería doméstica. Sus obras rotan, son adaptables y mutan según las necesidades de cada instante. La casa está viva. “Viene mucha gente a mi casa a comprarme arte, entonces cuando se llevan un cuadro, cuelgo otro. Está en continuo movimiento”, reconoce.


 

_MG_4514

 


Si bien tienen su propio taller, Luisa confiesa que el comedor es una suerte de guarida de artista dentro de su casa. “Tengo dos mesas, porque necesito mucho lugar para trabajar. A veces, Fer me dice que invitemos amigos a comer para que yo ordene y saque todo lo que puse arriba de las mesas. Igual, comemos en el comedor siempre… en un espacio chiquitito. Corro lo necesario para poner los platos y listo”, admite Luisa.
De los objetos que la rodean, señala dos como sus favoritos: “Una mesa de Ricardo Paz que tengo en el living y se la compré a una amiga que se fue a vivir afuera; y un cuadro de mi maestro que se llama Jorge Demirjián”.


 

_MG_4494

 


Es sólo rock and roll
La otra cosa que se recibe no bien se entra a la casa de Freixas es sensación de libertad. La hamaca en el living pareciera anunciarlo: hay permiso para expresarse y, sobre todo, vía libre para la diversión. “Nuestros muebles, salvo un sillón, se bancan todo. Mis tres hijos saltan arriba. Cuando se hamacan pisan la mesa del living. Nunca rompen nada, siempre con respeto. Pero todo se puede utilizar. Y cualquiera puede ser un espacio de juego. Nada está prohibido”, aclara Luisa.
El living, donde hay unos parlantes gigantes, se puede convertir en pista de baile, en espacio de juegos, taller de dibujo, sala de lectura o sitio para hacer acrobacias. Todo es apto para todo. “La música siempre está presente en mi casa. Escuchamos rock, jazz, clásico, reagge. Me peleo un poco con mis hijos porque quieren escuchar lo de moda. Y yo soy bastante selectiva”, detalla la artista, mientras suena It’s only rock and roll de los Rolling Stones de fondo. Y agrega: “No hay nada que me guste más que mi hija Rosa toque el piano y yo, mientra tanto, haga collage o dibuje. Es programón”.


 

_MG_4491

 


Pequeños lectores
Grandes bibliotecas de madera son las protagonistas de las habitaciones de Quinto, Rosa y Flora. Ahí guardan una selecta colección de libros infantiles, algunos con ilustraciones únicas. “Tengo una amiga, Angie, que tiene una editorial que se llama Común. Ella me enseñó un montón sobre la literatura infantil y me fanaticé –detalla Luisa-. Quinto es fanático de Harry Potter, está terminando el último libro y estamos un poco desesperados por saber cuál va a ser su siguiente libro. Estamos buscando la nueva alternativa”.


 

_MG_4725

 


También se destacan las camas de cada uno de los chicos. Hechas en madera, talladas y sobrias. “Mi hermano que se llama @rafaelfreixas hace objetos de madera con descarte y él me hizo valorar la calidez que te da ese material”, dice la artista.
En las paredes del cuarto de Flora, la más pequeña, Luisa recreó una selva en vibrantes celeste y amarillo. Los juguetes, también parte de la decoración, le escapan al marketing. Bloques de madera, animales, instrumentos. “Si compraba una jirafa siempre buscaba que no fuera la del dibujito –aclara-. Estos juguetes resisten y son atemporales, funcionan siempre. Eso sí: invaden toda la casa. Pero hasta las nueve de la noche, ahí meto todo en las habitaciones y sale ‘mi otro yo’. Cuando los chicos se van a dormir, aparece la Luisa mujer. Escucho música de grandes, me desconecto”.


 

_MG_4701

 


Una pequeña selva
Otro espacio encantado de la casa es el baño de los chicos que tiene un jardín vertical. “La idea surgió porque soy muy fanática de la selva. Vi esa ventana enorme con un montón de luz y pensé ‘esto me pide plantas’. Llamé a un amigo que se llama @santiapa e hizo ese jardín vertical que se riega solo, a través de la grifería del bidet. Cada vez que mis hijos se bañan en ducha, les digo que se metieron en las cataratas del Iguazú porque es como si estuvieran en la selva”.


 

_MG_4510

 


¿Quién dijo que no se puede respirar naturaleza en el centro de la Ciudad de Buenos Aires? Plantas, obras de arte que evocan a la vegetación selvática y madera revalorizan cada rincón de este departamento único.


Por Ana Peré Vignau – Fotos: Victoria Schiopetto

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Limpiar formualrioEnviar