Cambiar de vida


Carola Vieytes y Santiago Russo decidieron cambiar la vorágine de la capital por el ritmo tranquilo de San Antonio de Areco. El matrimonio, formado por una ex modelo y un experto en diseño y especialista en la industria del jean, junto a su pequeña hija, Inés, nos abre las puertas de su bella casona en una ciudad llena de historia.


 

Interviu apertura

 


Llegar a San Antonio de Areco calma los ánimos y recorrer sus calles nos transporta al pasado, a los años de gauchos y pulperías. Hasta podemos imaginar a los indios querandíes –que habitaban esa zona– tratando de imponerse ante sus enemigos, los conquistadores, y haciendo sus incursiones sobre el caserío desparramado del siglo XVIII. Aunque, hoy, la ciudad se modernizó, conserva esa atmósfera de misterio, de tradiciones y de relatos de campo que sus habitantes se encargan graciosamente de reproducir y que tanto atraen a los turistas.

Y es así como la mayoría de los nuevos habitantes llegan a Areco. Primero, curiosean sus hermosos rincones, sus casonas añejas y sus calles tranquilas, y luego, muchos de ellos, vuelven para quedarse.


 

Interviu 2

 


Esa es la historia de Carola Vieytes y Santiago Russo, un matrimonio típicamente porteño que, con su pequeña hija, Inés, decidió cambiar el vértigo de una gran ciudad como Buenos Aires por la paz y el sosiego de San Antonio de Areco.

“Vinimos hace cuatro años principalmente con ganas de parar un poco, de vivir más tranquilos. En realidad invertimos los roles. Yo trabajaba mucho en Buenos Aires y venía una vez por semana a Arrecifes y a Pergamino. Ahora tengo más tiempo para estar cerca de los talleres y a Capital viajo una vez por semana”, explica Santiago, experto en diseño, desarrollo y producción de jeans, y asesor de las principales empresas de denim de nuestro país. Y, precisamente, estar a escasos 50 kilómetros del polo jeanero bonaerense, como sucede en Arrecifes y Pergamino, fue uno de los motivos que apuraron la gran mudanza. Solo uno, pero hubo más.


 

interviu 3

 


“En Buenos Aires vivíamos en los Silos de Dorrego, un lugar que está buenísimo, pero salíamos a la calle y dejaba de estar buenísimo. Con Inés chiquita nos daba miedo salir y todo era complicado. Ahora estamos más en familia; antes, con nuestro ritmo de vida, por esas idas y vueltas que teníamos en la ciudad, no lo lográbamos, se nos iba mucho tiempo”, cuenta por su parte Carola, ex modelo de Ricardo Piñeiro, quien también se enamoró de Areco no bien lo vio. Y Santiago agrega: “El objetivo fue parar un poco la moto. La idea era que Inés tuviera un lugar para crecer que fuera como el que tuvimos nosotros cuando éramos chicos, que pudiera ir a andar en bici a la plaza, por ejemplo. La verdad es acá ni ve tele, porque está todo el día afuera, jugando al aire libre”.


 

collage

 


¿Por qué Areco? Amante de parar en los pequeños pueblos a lo largo del trayecto obligado entre Buenos Aire y el polo de Arrecifes, Santiago los fue conociendo uno por uno. “Muchos son realmente hermosos, pero no todos tienen las comodidades que tenemos acá, o no hay tantos colegios. En Areco estoy cerca de los talleres; además, cuando llegamos sin conocer a nadie, nos encontramos con mucha gente, de acá y de otros lugares, que estaba igual que nosotros, con edades parecidas. Tenemos muchos amigos y siempre hay un programa divertido para hacer”, explica el padre de la familia.


 

interviu 4

 


Quizá, mirando hacia atrás, la idea de cambiar de vida fue creciendo lentamente en Santiago y Carola hasta que maduró y se convirtió casi en una necesidad. Fueron dueños, además, del restó Balthazar Kitchen, en San Telmo. “Estaba buenísimo, era un lugar hermoso, pero el barrio empezó a ponerse áspero y esto también nos fue trayendo para estos pagos”, cuenta el matrimonio.

Mientas Inés, que hoy tiene 7 años, corre por las galerías de la casa y practica nuevos acordes con su guitarra –estudia junto a mamá Carola de modo autodidacta–, es inevitable preguntar cómo llegaron a instalarse allí, en ese lugar tan bello e histórico. En verdad, la casona es una típica construcción de estilo francés, de 1906, obra del mismo arquitecto que hizo el edifico del Banco Provincia de la ciudad.


 

interviu 5

 


“Un amigo compró esta casa como un negocio, como una inversión. Cuando empezamos con esta idea de instalarnos en Areco le dije que nosotros nos hacíamos cargo de reacondicionarla; hicimos un convenio y nos ocupamos de arreglarla. La casa ayudaba mucho, es muy noble, está hecha con buenos materiales. Como sucedía en los tiempos en los que se construyó, el dueño, un médico, hizo traer las columnas de hierro, las rejillas y la chimenea desde Inglaterra y los mármoles desde Italia”, relata Santiago.


 

collage 2

 


Fanático de las cosas antiguas, este especialista en denim y responsable de la puesta en marcha de varios locales de las marcas más conocidas de jean de nuestro país, tiene una pasión y lo confiesa. “Me gusta decorar, armar cosas; de hecho, tenía muchas guardadas de los locales, que nos vinieron perfecto para lucir acá. Adoro las antigüedades, desde objetos y muebles hasta bicicletas y jeans de todos los tiempos”.


 

Interviu apertura

 


Para alimentar ese fanatismo por las cosas vintage, la familia parte los fines de semana a recorrer los pueblos cercanos en busca de tesoros añejos. “Es algo que hacemos todo el tiempo. Santi es un cazador de antigüedades y nuestro divertimento es salir a buscar esos objetos, que a veces son insólitos. Es una especie de hobby y lo disfrutamos”, relata Carola, quien, inquieta, dejó su trabajo part time en la Fundación Cultural Argentino Japonesa –que la obligaba a viajar a Buenos Aires un par de días por semana– por otra actividad que la apasiona y la mantiene en Areco, más precisamente en un resort de campo.

El sol va cayendo y la casa de los Russo-Vieytes comienza a llenarse de tenues sombras doradas. Es tiempo de desandar el camino de regreso a la ciudad, pero con ganas de volver a San Antonio de Areco… y pronto.


Fotos: Victoria Schiopetto

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Limpiar formualrioEnviar