Flor Salvioni y Panchi Grimaldi


En el mundo de la moda, se conocieron y se enamoraron. Hoy continúan sus carreras como modelos, pero ampliaron las fronteras: Flor Salvioni tiene marca de ropa propia (Frany & Zoey) y Panchi Grimaldi se reparte entre la música, su rol de DJ, la TV y la dirección de Casa Babel, un espacio multifunción. Mientras palpitan la llegada de un nuevo integrante a la familia, hablamos con ellos sobre cómo logran equilibrar sus variadas ocupaciones con la crianza de Timoteo.


En ellos, todo es belleza. Su apariencia, el lugar en el que viven, la música que se cuela por toda la casa y hasta sus tonos de voz al hablar. A simple vista, Flor Salvioni y Panchi Grimaldi son la pareja soñada. Y más que eso: verlos cómo se miran y escuchar sus opiniones confirman que desparraman belleza y también profundidad.


 

_MG_5807 (1)

 


Panchi y Flor se conocieron hace siete años, cuando trabajaban como modelos para una de las principales marcas de moda nacional. Después, les tocó viajar, estar juntos en fiestas y eventos, y así —podrían decir que quiso el destino— se enamoraron. Eran parte de un universo fashionista en el que, si bien siguen estando vigentes, significa hoy solo una parte del mapa total de sus vidas. Hoy son los comandantes de la nave familiar —con Timoteo de dos años y un nuevo varón en camino—, y una vida profesional diversa y en constante movimiento.

Verlos interactuar da esperanza. Tira por tierra aquella idea, que aún sobrevive en muchas personas, que afirma que ser padres implica el fin de la libertad, la belleza, la alegría y las posibilidades. “El traspaso de ser una pareja independiente a tener una familia y múltiples actividades se reduce solo a una palabra: organización”, afirma Panchi. Y sigue: “No tenemos jefes, manejamos nuestros tiempos, y si la vida se complica cuando trabajás muchas horas, ser emprendedor en este país significa que trabajes más horas de las que tiene el día, así es que sin orden, nada de todo lo que hacemos o disfrutamos sería posible”.


 

_MG_5613

 


Emprendedores

Hasta ahora —confiesan— vienen llevando su paternidad y maternidad muy bien. A pesar de sus múltiples actividades, siguen trabajando como modelos publicitarios, incluso juntos, y ambos desarrollan además su vocación y le ponen pasión a vivir de lo que les gusta. Y se reservan un tiempo para dedicarse a la familia.

Flor es creadora —junto a Zaira Nara— de la marca de ropa Frany & Zoey. Amante de la moda y con visión de negocio, decidió dar un paso más en la industria y se embarcó, en 2012, en este proyecto con su íntima amiga. “Con Zaira, quisimos cumplir con este sueño que compartíamos y tener una marca a través de la cual pudiéramos transmitir creatividad y experiencia en moda, y vestir a la mujer simple y actual que creemos ser —describe Flor—. Empezamos como un proyecto de amigas y fue creciendo. Hoy apostamos a competir con las grandes marcas y poder llegar a todos los puntos del país con nuestro shop online.”


 

_MG_5727

 


En tanto, el hombre de la casa, Panchi, divide su tiempo entre la música, su nuevo rol de columnista de TV, el armado de su EP, ser DJ y director de Casa Babel: un espacio en el que conviven un bar restaurante, una productora y una sala de grabación. “Hago muchas cosas, soy productor de contenidos, músico, manejo Casa Babel, junto con mi socio Javi Solari, y sigo de vez en cuando haciendo cosas como modelo. Pero no me asusta para nada, al contrario, siempre estoy en movimiento, en reuniones, en proyectos y es parte de mí vivir así, no lo imagino de otra manera.”


 

_MG_5537

 


¿Y Timoteo? Es la prioridad que dentro de poco será compartida con el nuevo integrante de la familia Grimaldi. “Es alegre, enérgico, compañero, siempre está de buen humor, es dulce y sensible”, describen Panchi y Flor, y aseguran que podría resumirse como la mejor versión de los dos.

Esta pareja de padres y emprendedores se las arregla para estar vigentes en un mundo moderno, ser actuales y protagonistas selectores de sus vidas. Se describen como padres atentos a las necesidades de su hijo, a sus gustos y a su crecimiento: “Estamos muy presentes, pero relajados; tratamos de que crezca con valores nobles y tradicionales, pero en un mundo actual, con conciencia, mucho amor e importancia en la palabra”, relata Panchi, quien comenta que ya logró contagiarle a Timoteo el amor por la música, los sonidos y el arte. “Todo en casa es música y él lo vive así. Su juguete preferido es su pequeña guitarra azul. Cantamos mucho, bailamos. Siente la música, ya lo puedo asegurar”, dice el orgulloso papá.


 

_MG_5742

 


Armonía familiar

Ante la pregunta de si es posible definir un perfil de papá y de hombre detrás de tanta multiplicidad de actividades, Panchi contesta que se describiría como un buscador constante del equilibrio, lo cual se refleja hasta en su música. “En mis live sets fusiono vinilos con arreglos en vivo de instrumentos, como guitarra eléctrica, teclados y la intervención de artistas invitados en bajo, violín, saxo y canto. Luego de muchos años y de un trabajo constante por definir un estilo, puedo decir que logré el equilibrio tan buscado”, asegura. “Todo se trata de organización.”

Aunque sería posible imaginar que un día en sus vidas es completamente diferente y distinto a lo tradicional, ellos buscan que no lo sea y construyen una rutina de padres presentes y profesionales. Se despiertan, llevan a Timoteo al jardín y luego cada uno sigue con sus actividades diarias. Flor con Frany & Zoey, con sus campañas o fotos, y Panchi parte hacia Casa Babel o a reuniones. En breve, lanzará su primer disco (un EP), lo que lo tiene muy atareado y entusiasmado. Siempre soñó con vivir de la música. Actualmente, puede darse el gusto de trabajar con amigos. Empezó hace muy poco como columnista de música en el programa Con amigos así, en el que uno de los conductores es Pico Mónaco. “Es espectacular, voy una vez por semana y propongo diferentes estilos musicales. Terminamos siempre tocando. Trabajar con amigos es lo mejor que te puede pasar”, confirma Panchi. Sabe que es privilegiado en muchos aspectos, y lo agradece.

Cocinar, tomarse el tiempo para almorzar juntos, pasar las tardes jugando y disfrutar de la música. Solo se trata de organización, aseguran. También de amor. En definitiva, como para todos, la prioridad es siempre ir hacia la felicidad. Y cada cual tiene el desafío de encontrar su método para alcanzarla. ¡Flor y Panchi van por buen camino!


Por Maru Agra – Fotos: Victoria Schiopetto

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Limpiar formualrioEnviar