Nina Surel y su vida en Miami


Instalada desde hace más de una década en Miami, la artista argentina Nina Surel es una de las referentes de la movida cultural que se vive en esa ciudad desde un tiempo a esta parte. Nos cuenta cómo logró construir su carrera , qué hace en su tiempo libre y cómo educa, junto con su marido, a sus tres hijos.


En la Argentina, eran años difíciles y más aún para una artista joven y con ganas de mostrar y compartir su trabajo. Por eso, hace ya 15 años, Nina Surel decidió dejar su tarea como estilista de moda y diseñadora, desempolvó los cuadros que guardaba bajo su cama, armó su valija y se fue a probar suerte a los Estados Unidos. “Llegué a Miami en 2001 después de un breve paso por Nueva York, seis meses en total. Fue mucho más fácil encontrar una comunidad de artistas que me recibiera en Miami que en Manhattan, donde el atentado del 11 de Septiembre tenía a todos tomados. Necesitaba ese cambio”, recuerda, sobre esos tiempos de aventura, ilusión y adrenalina.


 

bcfinal0472

 


Casada con Gonzalo, arquitecto, juntos armaron una familia que completan los niños Valentín, de 10 años; Lola, de 8, y León, de 4. Agradecida del recibimiento que encontró no bien pisó las arenas de Florida, asegura: “Miami es un lugar tan nuevo y lleno de luz, con una comunidad tan diversa y un respeto tan grande por la inmigración que me dejó abrir una mochila pesada que venía empujando desde hacía años. La primera galería que se interesó en mí era una incubadora para artistas del Caribe —mi primer show fue en Haití—; su fundadora sigue apreciando mi trabajo, y yo quedé eternamente agradecida”. Como toda novata, Nina tuvo que aprender muchas cosas de cero, desde armar aplicaciones a cómo escribir su statement —o declaración- por primera vez en su vida: “Por qué era artista, qué tenía para contar, de qué forma lo contaba y, además de todo, ¡tenía que ser sintética! No importaba si conocías o no a los directores que manejaban los dos centros de arte que, en ese momento, eran el Bakehouse Art Complex, en Wynwood, o el ArtCenter South Florida, en South Beach. Había una fecha de presentación, una forma y una serie de preguntas acerca de tu trabajo, y un jurado evaluaba si tu obra era interesante para formar parte de esa comunidad de artistas o no. Yo tuve la suerte de estar tres años en el primero y seis, en el segundo. Nunca hubiese podido armar mi carrera de otra forma”.


 

bcfinal0178

 


Pura inspiración. Llegar a un país desconocido implicó, por supuesto, instalarse y conectar con la gente. Y eso hizo Nina, alquiló un estudio dentro de una comunidad de artistas y así fue descubriendo galerías, curadores, otros artistas y coleccionistas, y si bien los primeros tiempos no vivía exclusivamente de sus obras, tenía la posibilidad de trabajar como diseñadora de sets en videos, hacía acabados en paredes o pisos, algunos trabajos de decoración y estilismo y, en verano, era instructora en campamentos para niños. ¿Cómo es un día común? “Gira en torno a los chicos, el colegio y sus actividades”, explica. “Por la mañana, arrancamos todos juntos, el colegio queda a pocas cuadras de mi estudio, en el mismo barrio, lo que me permite estar trabajando desde las 8.30 hasta las 3 de la tarde, que es la hora en que los voy a buscar. Gonzalo tiene su estudio en casa, así que también eso hace más fácil el día tras día si tengo que volver a la tarde a trabajar o tengo alguna visita en mi estudio.”


 

bcfinal0297_%e7%88%b1%e5%a5%87%e8%89%ba

 


Respirar arte en Miami. Glamorosa y cada vez más conectada con el arte, Miami experimentó en los últimos años una intensa movida cultural. Como una verdadera cronista, Nina nos cuenta que, efectivamente, en diciembre de 2002 fue la primera feria de Art Basel Miami Beach la que abrió un capítulo nuevo. Así lo resume: “Tony Goldman desarrolló el área de Wynwood, que era una zona marginal y ahora es la cara del arte en la ciudad, con murales de los mejores artistas y grafiteros a nivel internacional. Al Museo de Jorge Pérez le sigue la remodelación del Bass Museum y el nuevo edificio de ICA Miami en el Design District. Las colecciones privadas son imperdibles y están abiertas al público todo el año. Pocas cosas pasaban antes de esa época fuera de Miami Beach, que todavía era un lugar de playa y entretenimiento para turistas que no venían a buscar más que un bronceado parejo. Ahora todo está pasando en el continente. Yo tengo mi corazón puesto en Little River, la nueva área industrial donde tengo mi estudio desde hace tres años, pegada a Mimo District, la zona de Biscayne Boulevard de viejos hoteles que están siendo remodelados con muchísimo carácter”.


 

bcfinal0098

 


Al preguntarle si se plantean volver a nuestro país, Nina piensa y responde que, como nunca expuso en la Argentina, no se imagina cómo sería recibido su trabajo. “Sí nos planteamos pasar más tiempo allá. Mis hijos aman la Argentina, sobre todo el mayor; en una época decía que se iba a ir a vivir a Bariloche cuando fuera grande.” Con alma de artista, libre y sin condicionamientos, junto con su marido, comparte la idea de no proyectar nada en relación con el futuro de sus hijos: “Solo los miramos, los escuchamos, los queremos y acompañamos. Vemos de qué forma los podemos ayudar a ser felices, a que sean auténticos, respetuosos y que encuentren su verdadera voz. Les damos herramientas, junto con el colegio que elegimos, y siempre les decimos que los vamos a acompañar en el camino que elijan, que no hay mejores ni peores profesiones, sino gente más o menos feliz”.


 

bcfinal0528_%e7%88%b1%e5%a5%87%e8%89%ba

 


Coming soon. “En este momento, estoy trabajando con una firma alemana que fabrica alfombras para imprimir un mural de seis metros de largo que se llama El espejo de Venus, la obra del maestro prerrafaelista Edward Burne-Jones, reinterpretada en un bosque pantanoso de manglares. Es la primera vez que trabajo con diez imágenes mías juntas, que, a su vez, están reflejadas en el agua turbia. Además, quiero retomar el video y la instalación como otra forma de expresarme y hacer más trabajos sociales en la comunidad, donde ya empecé de a poco con grupos de adolescentes. Me interesa muchísimo el desarrollo de la arteterapia y los efectos positivos que puede generar”, cuenta Nina entusiasmada mientras cae la tarde sobre la bella y soleada Miami.


Fotos: Billy Coleman

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Limpiar formualrioEnviar