Mamás emprendedoras


Con el nacimiento de sus hijos, les surgió la idea: “¿Y si nos ponemos a hacer nosotras eso que queremos y no encontramos en el mercado argentino?”. Así, tal cual lo desearon, lo pusieron en marcha. Sus niños fueron inspiración, motor y corazón de todos los proyectos. Acá, los casos más emblemáticos.


Qué surgió primero: ¿el huevo o la gallina? En este caso, el huevo: el bebé. Son varias las mamás que crearon compañías a partir de una necesidad que les surgió cuando tuvieron a sus hijos. Como no encontraron en el mercado local aquello que deseaban para sus niños, entonces, decidieron crearlo ellas mismas. Buscamos los casos más representativos para bucear en el nacimiento de estas ideas rendidoras que empezaron por solucionar la propia necesidad, para luego convertirse en una respuesta para muchos otros papás.


 

Ale Hortat, una de las creadoras de Perezoso, y sus hijos, su inspiración

Ale Horvat, una de las creadoras de Perezoso, y sus hijos, su inspiración.


Cuando nacieron, con cinco meses de diferencia, Bruno y Ciro, los hijos de las diseñadoras gráficas Alejandra Horvat y Mariela Tzeiman, las charlas entre estas dos amigas giraban en torno al dormir. O al no dormir. De esos diálogos, surgió que ninguna de las dos había encontrado sábanas para sus bebés que les gustaran. “Más allá de que no nos convencía el tipo ni la calidad de la tela, tampoco podíamos creer que no encontráramos diseños originales que salieran del típico ‘para varón’ y ‘para nena’. Además, las dos teníamos muchos ‘juegos’ de sábanas que nos habían regalado y que tenían dos problemas más. El primero, no hacerle honor a su título: eran juegos que no permitían jugar. El segundo, siempre había una parte que no usábamos, como la sábana de arriba para el moisés. Casi como una manera de sublimar el problema de la falta de sueño, nos preguntamos por qué no hacerlo nosotras mismas. Empezamos, de a poquito, pero con constancia, a dar vida a Perezoso”, detallan las creadoras de esta marca de sábanas que se gestó en 2014.


 

Mariela Tzeiman y su pequeño Ciro.

Mariela Tzeiman y su pequeño Ciro.


Perezoso trabaja con jersey: una tela ciento por ciento de algodón, que se caracteriza por ser suave, elástica y ligera. Diseñan estampas propias que se reproducen con tintas al agua en talleres artesanales, para garantizar alta calidad y cuidado en cada detalle. Las mantas para los más chiquitos son ideales para poder acurrucarlos. “Cada idea y cada solución surgen de la experiencia de la crianza de nuestros hijos, de las necesidades que aparecen en el día tras día, y por eso cada paso del proceso está hecho con mucho cariño”, concluyen.

Web: www.duermeperezoso.com.


 

WONDERPLAY1

 


Pequeños chefs

Al quedar embarazada de su primer hijo –Vicente, de cinco años–, Rocío Alalu, periodista, descubrió una nueva pasión: cocinar. No es que le viniera de familia, pero tomó libros de recetas y se puso a experimentar. Nació Vicente, y él también quiso tener su propio set de ollas y sartenes. Empezó a buscar una cocina para que su hijo jugara y ahí se dio contra la pared. “Solían ser muy femeninas o muy ornamentales. ‘¿Y si le hago una yo?’, pensé. Puse en venta mi colección noventosa de papeles de carta y con lo que saque de eso, hice la cocinita para Vicente. En madera, como siempre la había soñado”, confiesa Rocío, hoy también mamá de Helena, de dos años. El experimento tuvo una gran aceptación en su círculo social y logró un imparable efecto dominó. “Una amiga la vio, le copó y me pidió que le hiciera una. Y, así, sin darme cuenta, había nacido Wonderplay”, agrega.


 

Wonderplay ofrece juguetes sin distinción de géneros, para que todos los chicos se diviertan.

Wonderplay ofrece juguetes sin distinción de géneros, para que todos los chicos se diviertan.


Rocío logró fusionar el diseño y la decoración, con el juego en sus cocinas artesanales ciento por ciento industria nacional. Hoy, amplió la línea a licuadoras, batidoras, tostadoras, heladeras y carritos de compras: todo hecho en madera. “Una de mis premisas es crear juguetes sin distinción de género, porque ¡no existen juguetes para nenas o nenes! –asegura Rocío–. Planeo y pienso cada producto según los gustos de mis dos asesores estrella: ¡mis hijos!”.

Web: www.wonderplay.com.ar.


 

Krethaus tiene cambiadores, muebles de guardado, accesorios textiles hasta una línea de empapelados producida en UK, en asociación con STU (Smiling to Unlock).

Krethaus tiene cambiadores, muebles de guardado, accesorios textiles hasta una línea de empapelados producida en UK, en asociación con STU (Smiling to Unlock).


La cuna perfecta

Ya empezaba a pensar en que quería alejarse del mundo de la publicidad, cuando nació Eugenio, quien acaba de cumplir nueve años. Al mismo tiempo, ninguna de las cunas con las que se topaba en los locales convencía a Karina Kreth. “Era 2008 y no había mucha opción en mobiliario para chicos. Mientras tanto, quería dejar mi trabajo como directora de arte en cine y volver a la arquitectura, que es lo que había estudiado”, confiesa Karina.


¡Bienvenida Changing Table 6 de KH!

¡Bienvenida Changing Table 6 de KH!


Cuando su hijo Eugenio nació, comenzó a diseñar muebles para su habitación. Entonces, una amiga con una tienda en el barrio de Palermo que se especializa en decoración para bebés y niños le pidió desarrollar un producto para su local. Su primer diseño fue una cuna que, al poco tiempo, se volvió un hit y hoy es un clásico de Krethaus. Karina descubrió que el nicho de los muebles para niños era poco explorado en la Argentina. Luego, sumó a su hermana, Vanesa, abogada y licenciada en Relaciones Internacionales, para completar la base del equipo de la marca. Hoy, Krethaus tiene alrededor de ochenta productos. Hay desde cambiadores, muebles de guardado, accesorios textiles hasta una línea de empapelados producida en UK, en asociación con STU (Smiling to Unlock), y una colección de muñecos que crece de la mano de Severina Kids, entre muchas otras cosas.

Web: www.krethaus.com.


 

Paola de Los Santos y su hija.

Paola de Los Santos y su hija.


#YoDoyLaTeta

De que nadie te enseña a ser mamá y que las cosas se aprenden sobre la marcha se dio cuenta demasiado pronto Paola de los Santos, al verse con 19 años y Lara en brazos. No tenía ni idea de qué hacer. Pero lo peor fue cuando los encargados de orientarla la confundían todavía más. “Estudiaba Relaciones Internacionales en la Universidad de Belgrano y era más bien una nena de mamá y papá –recuerda Paola–. En ese contexto y en el inmediato momento de haber nacido mi hija, fue una certeza emocional y corporal que me decía que así no deberían ser las cosas.

Por un tiempo siguió la cursada de la carrera, mientras la beba se quedaba durante esas horas al cuidado de su mamá. De nuevo la invadió esa certeza emocional y corporal que le decía que ese no era el camino. Estudió Psicología Social durante cuatro años y luego se enteró de la Tecnicatura en Puericultura y Crianza, de la Universidad de San Martín, y se dio cuenta de que era eso lo que le faltaba para poder acompañar a otras mamás.


 

Paola de Los Santos y su hija.

Paola, creadora de www.lactancia.com.ar.


Tras de terminar la carrera, comenzó a dar charlas y a brindar asistencia. Nunca más paró. “El que se conozca cada vez más el rol de la puericultora y la recomendación de las usuarias y de profesionales hacen que mi trabajo sea incesante. De hecho, este año inauguré mi propio consultorio de lactancia en la zona de Palermo, donde atiendo todos los días de la semana brindando orientación preparto y asistencia posparto. En definitiva, se trata del acompañamiento amoroso y adecuado en un momento determinado”, admite Paola, quien hizo escuela al entender el rol de la puericultora como alguien encargada de dar un acompañamiento amoroso en un momento precioso. Su lema es este: “Sostener y guiar para que cada equipo de mamá-bebé encuentre su manera de seguir”.

Web: www.lactancia.com.ar.


 

Cecilia Membrado y su hija, Sofía.

Cecilia Membrado y su hija, Sofía.


Casi nueva

La ropa puede tener más de una vida. Eso que un bebé usó un puñado de semanas puede servirle a otro más pequeño. Internet abrió la posibilidad de vender ropa casi nueva, sin más intermediario que la pantalla. “Hace tres años, surgió Renová Tu Vestidor, como una búsqueda de solución para el 80% de lo que había en mi armario, que me ocupaba espacio y nunca usaba. Ahora viví de nuevo la misma necesidad, al ver lo rápido que crece mi hija Sofía durante su primer año y cómo cambia de talles abandonando ropa en perfecto estado con casi nada de uso. Por eso, decidí lanzar la sección RTV Kids para todas aquellas madres como yo que necesitan constantemente renovar el placard de sus hijos”, sintetiza Cecilia Membrado, fundadora de Renová Tu Vestidor, la web donde cualquiera puede vender lo que ya no usa.

Renová Tu Vestidor Kids se lanzó en octubre del año pasado y fue un éxito. Ya son 250.000 las mujeres que forman parte de Renovatuvestidor.com en la Argentina, Chile y en Colombia. El sitio recibe un millón de visitas mensuales. Además, vender es muy fácil: hay que bajar la app gratis, sacarle fotos a la ropa, publicarla y ¡listo! “Muchas madres nos contaron que usaron el dinero de lo recaudado en sus ventas para el bautismo o el cumpleaños de su hijo”, confiesa la CEO de Renová Tu Vestidor.

Web: www.renovatuvestidor.com.


 

Patricia Fraccione, creadora de Cheeky y Cómo quieres que te quiera.

Patricia Fraccione, creadora de Cheeky y Cómo quieres que te quiera.


Patricia Fraccione

Habla desde el ferry de Buquebus en camino a Uruguay. Actualmente, el gran placer de Patricia Fraccione son los viajes. Mamá de cinco hijos ya grandes (cuatro mujeres y un varón), esta ex modelo que hoy disfruta de su tiempo libre es la creadora de dos de las marcas más exitosas del mercado: Cheeky, para nenes, y Como quieres que te quiera, para chicas grandes. Fue 23 años atrás, embarazada de su cuarto hijo, que se le “prendió la lamparita”: en la Argentina no había una marca de ropa infantil con diseño. “En esa época, existía una sola propuesta, que hoy ya no está, y era siempre lo mismo: rosa, celeste y blanco, y de ahí no salía. Al no tener competencia, estaba tranquila, cómoda. La ropa de chicos era muy chata. Cada vez que iba a un cumpleaños infantil, veía que estaban todos vestidos prácticamente iguales ¡porque no había opciones! Yo era modelo, y ya había dejado mi trabajo y necesitaba hacer algo. Conocía bastante de moda y telas, y el tema me gustaba muchísimo. Ahí decidí, junto con mi hermano Adolfo, empezar a hacer una marca de ropa de chicos”.

Puso en marcha su negocio y enseguida tuvo gran aceptación. Patricia se animó a hacer sus propias creaciones, pues tenía claro el toque que quería darles a las prendas. Disfrutaba de ir a buscar las telas, crear las combinaciones. “La gente estaba contenta porque realmente era distinto Cheeky, con diseños y colores que, en ese momento, en el mercado no existían. Nos iba bárbaro. Hasta que mi hermano se casó con una española y se fue del país. Entonces, quien en ese momento era mi esposo me dijo que me iba a acompañar en el emprendimiento. Y seguimos creciendo. Cheeky, verdaderamente, me trajo muchísimas satisfacciones”, admite Patricia.

Pasaron los años y, un día, se encontró con una situación muy parecida a la que había vivido cuando sus hijos eran bebés: las dos más grandes tenían un cumpleaños de 15 y en las vidrieras encontraban demasiados escotes y adherencias, o ropa que se pasaba de naíf. “No logré encontrar una casa en la cual pudiera vestir a mis chicas, que yo estuviera conforme y ellas también. Cuando paseaba con ellas por el shopping, llorando porque no había qué comprarles, fue que dije: ‘Acá hay que hacer una línea de ropa para nenas de 12 a 15’”, recuerda Patricia. Ahí, surgió en su cabeza la idea de Como quieres que te quiera, que ya cumplió 18 años. Y agrega: “Con Como quieres… conquisté a las mamás antes que a las nenas, porque estaban felices. Al resolver el problema con mis hijas, sabía que brindaba una solución para muchas mamás”.

Hace seis meses que se desvinculó de la empresa –le vendió su parte a su socio– y hoy asesora a otras compañías, aporta experiencia y también su particular visión de futuro, y ese ojo preciso para detectar la oportunidad.


 

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Limpiar formualrioEnviar